ENGLISH | FRENCH
German English French Espanol Italy Portugues

Cuerpo

¿Por qué?

"Todo es parte de Todo", no hay cosas "separadas".
La salud holística considera que ningún elemento constitutivo de la salud o la vida debería contemplarse separado del Todo al que pertenece. En este sentido, nos interesamos por las medicinas alternativas o naturales, que se basan en esta concepción holística de la salud humana, en la que la mente y el espíritu juegan un papel tan importante como el cuerpo, en el desarrollo y la superación de la enfermedad.
Así, somos partidarios de mantener ciertos hábitos que preparen al organismo para ser un vehículo armónico de un espíritu abierto, en una interrelación saludable entre ambos.

¿Para qué?

Por un lado, para saber que estar sano no solamente supone no tener una enfermedad concreta y, por otro lado, para descubrir que existe un concepto más amplio de la salud.
Desde Fundación Phi hacemos una apuesta por la salud global del individuo. Estar sano es tener el equilibrio correcto entre lo orgánico, lo mental y lo espiritual. Aunque no sintamos ningún dolor físico, si alguno de esos puntos falla, no puede hablarse de salud.
Al ocuparnos del “CUERPO” nos centramos en la parte física del ser humano y, en este sentido, nos parece fundamental tanto la educación del ser, como el poner a disposición de todo individuo un marco que le posibilite abrir su mente a nuevos conceptos.

¿Cómo lograrlo?

- Tomando conciencia, haciéndose cargo de la propia salud en vez de dejarla en manos de otros sin preocuparse más. Trabajando, día a día, para sentirse mejor en todos los aspectos: físico, mental y emocional. Comer sano es vivir plenamente. Informarse, aprender y alimentarse correctamente con alimentos no tóxicos, energizantes, saludables, biológicos, de calidad, etc. son los primeros pasos.
- Hacer ejercicio de forma regular y permanente para mejorar la condición física. Toda persona tiene un nivel de actividad aeróbica que debe realizar sin pausa a lo largo de toda su vida.
- Practicar diariamente técnicas de meditación y relajación. Es imprescindible el contacto cotidiano, habitual e íntimo con el yo interior, con la esencia de la persona. Esta es una tarea agradable que va mucho más allá del simple ejercicio de relajar la mente y el cuerpo.
- Tratar de encontrar la posibilidad de realización personal a través del trabajo que se realiza. Las personas no sólo necesitan trabajar para ganar su sustento, como tanto se ha repetido en la cultura occidental, sino para evolucionar humanamente. Siempre que sea posible, debe verse, en la actividad diaria, una ocasión para acercarse de alguna manera a la vocación que cada persona sienta que necesita expresar.
- Procurar que las relaciones personales sean lo más saludables, afectuosas y abiertas que sea posible. Los afectos, los sentimientos y el pensamiento tienen vínculos de acción directa sobre, por ejemplo, el sistema inmunológico, los sistemas orgánicos o los mismos órganos. Así lo viene demostrando la ciencia de la psicoinmunoendocrinología, y ya nadie duda de que la calidad de su vida afectiva influye directamente en la salud.

Estar bien, estar sano y sentirse pleno no son regalos de la vida sino el fruto de un trabajo continuado. Sólo hay que poner las manos y el espíritu a la obra.

SALUD HOLÍSTICA

En el 1946, la Organización Mundial de la Salud (OMS) definió la salud como “un completo estado de bienestar físico, mental y social y no meramente la ausencia de enfermedad o incapacidad”. Esta definición de la salud incluye únicamente las dimensiones físicas, mentales y sociales. Pero en 1992 un investigador agregó a esta difinición: “y en armonía con el medio ambiente”, ampliando así el concepto.

Sin embargo, el concepto de salud debe tomar en cuenta al ser humano como un ser global. De este principio surgió el término de Salud Holística. Este enfoque del concepto de salud abarca las dimensiones físicas, mentales, sociales, emocionales y espirituales de manera interdependientes e integradas en el ser humano, como una entidad que además interactúa con el mundo que le rodea.

Fundamentalmente, la salud holística posee las siguientes características:

• Positiva: Se vislumbra la salud desde una perspectiva positiva.
• Bienestar: Se enfatiza el bienestar en vez de la enfermedad.
• Unicidad: El ser humano se desempeña como una unidad.
• Integridad: No existe salud si una de las dimensiones no se encuentra saludable.
• Vida saludable: Su filosofía principal es la enseñanza de prácticas de vida saludable.


Este concepto holístico de la salud es muy importante, porque le otorga importancia a los aspectos emocional y espiritual de la salud que han sido excluidos de las definiciones anteriores. Sin estos dos componentes es imposible alcanzar un óptimo estado de salud, por consiguiente, la salud es el completo estado de bienestar físico, mental, social, espiritual y emocional y no solamente la ausencia de enfermedad o accidente.

“La salud es principalmente una medida de la capacidad de cada persona de hacer o convertirse en lo que quiere ser.” (René Dubos)

Todos los derechos reservados. Diseño Web: Phi Design